¿Cómo se desarolla una sesión?

Al gabinete, vía skype o telefónica

La sesión dura 1h30

El primer tiempo de la sesión es una ocasión para conocerse un poco y también es el momento en el que el terapeuta contesta a todas tus posibles preguntas a propósito de la Maieustesia y del desarollo de la sesión.

Entramos entonces en el corazón de la materia y investigamos el acontecimiento, la dificultad, los esquemas desagradables repetitivos… que te impiden vivir en paz y por los cuales vienes a la consulta.

La sesión se desarolla en  forma de  entrevista durante la cual el terapeuta, por su delicadeza y presencia atenta, te guía de manera no directiva.

No vamos a revivir la situación, el trauma (regresión), sino que vamos sencillamente al encuentro del ser que lo ha vivido (metaposición). La sesión se desarrolla en  calma y  suavidad; la persona que consulta no tiene que revivir momentos difíciles que pueden ser evocados o no durante la sesión.

Puede suceder que la persona que consulta no quiere hablar de lo que pasó (por discreción, por vergüenza o bien por culpabilidad), no tiene mucha importancia (a no ser que sea necesario para desahogarse). Se puede hacer toda la sesión en esas condiciones.

Terminamos con un tiempo de intercambio verbal sobre lo que hemos vivido en la sesión para cerrar el trabajo.

¿Cuántas sesiones?

En la mayoria de los casos, después de la primera sesión, un alivio grande se hace sentir porque el trabajo es muy profundo y no habrá que volver nunca a lo anterior.

Es un terapia breve en el sentido de que, casi siempre, para un mismo síntoma una o dos sesiones bastan (a veces tres o cuatro).

Si el síntoma tiene varias causas, se necesitarán varias sesiones.

Si quieres entrar en un proceso de desarrollo personal (de despliege del ser, diremos en Maieustesia), podrás consultar al ritmo que te convenga (pudiendo ser de una vez al mes a una o dos veces al año).

Naturalmente, cada ser es singular y no hay reglas.